Saltar al contenido

Tiempo Senalado A Cada Uno Para Regar

septiembre 24, 2023

Estando ya que proclamado en favor de los dueños de las siete partidas el condominio del agua de las dos puertas, deve declararse (a lo menos respectivamente) quál parte pro indiviso de agua es aquella sobre la qual recae el condominio de los dueños de las siete partidas, que tienen derecho para regar del agua de las dos puertas de que son condueños declarados, i no de las sobras del agua (que es una despreciable sofistería), i consiguientemente deve declararse que la prelación de regar es solamente relativa al mismo tiempo por la anterioridad del curso de las aguas en el lugar superior i mucho más cercano al origen de ellas, pero no es prelación privativa del condominio ni del uso del, el qual empleo a fin de que sea legítimo i como deve ser debe de radicar en regar con proporción a la parte indivisa del dominio, reduciéndola al uso, que es el único medio de llevar a cabo efectivo el dominio. De otra suerte, si en todos los casos de necesidad huvieran las poblaciones superiores de tener el derecho privativo de regar sus tierras, el condominio i el uso del agua de las huertas inferiores serían imaginarios respeto del agua dominada en las dos puertas i destinada para el riego de las siete partidas, i sus dueños estarían expuestos a que, no haviendo regulación de tiempo determinado ni proporción al riego según el número de las hanegadas, en todos los casos de necesidad de agua huviese pleitos o, no haviéndolos, se perdiesen las cosechas de las huertas inferiores que con el orden equitativo del riego se podrían socorrer. Pues en tiempo de necesidad de agua, cada una de las ciudades bien ordenadas govierna i modera el riego según es la necesidad, proporcionando el riego con las hanegadas cuyos dueños en vista de la necesidad procuran socorrer las cosechas, que si no se regasen prontamente se perderían, i dejan de regar lo que útilmente pudieran, como los barbechos i rastrojos i huertas plantadas de moreras i otros árboles, prefiriendo la necesidad de unas cosechas a la mayor utilidad de otras, por cuyo sensato medio se salvan las cosechas necesarias al sustento de las poblaciones interesadas en el riego, lo qual no sucedería sí, violentando la significación de la voz prelación, quisieren las poblaciones superiores elegir su herramienta i comodidad a la necesidad urgente de los próximos condueños de una misma agua indivisa contra el espíritu de la caridad christiana i con visible perjuicio i destrucción del derecho de regar de tal agua i no de solas las sobras de ella, i estos dominio i uso del agua contenida en la acequia de las dos puertas están declarados en favor de los regantes dueños de las siete partidas, en ámbas sentencias.

El dominio i derecho para regar las siete partidas litigiosas de la villa de Oliva con el agua de la acequia de las dos puertas necesariamente han de ser de respeto del agua de dichas dos puertas entendida pro diviso o pro indiviso. No es posible que sea pro diviso pues la natural predisposición del terreno de ninguna forma deja que aya dos acequias por las quales se distinga el dominio i separadamente se use de cada parte dominada, entonces el dominio del agua de ámbas puertas debe ser pro indiviso, como lo ha sido hasta la actualidad, i el uso (para evitar disensiones i litigios) deve ser bien ordenado según la práctica de este reino i reglas algunas i fijas de equidad.

El Agua

A fin de que el derecho pues de regar las siete partidas producido de un dominio continuado durante más de quinientos años i autorizado por todo esse tiempo con una constante possessión i en este momento últimamente declarado; para que el derecho, digo, de regar las estas siete partidas sea efectivo, evitándose litigios en tiempo venidero, es necessario que se observe en el riego un orden equitativo i legal, aquel mismo que deve observarse en el territorio de qualquiera población bien governada.