Saltar al contenido

Regar Frutales En Invierno

septiembre 23, 2023

Hay también que llevar cuidado en la época de floración y última fase de maduración del fruto. Aquí un exceso de agua puede ocasionar una caída de flores o un rajado de los frutos respectivamente, más que nada en el caso de mandarinas o naranjos.

regar frutales en invierno

De esta manera, los pulgones, las cochinillas y otros parásitos tendrán mucho más dificultades para perjudicar a los frutales. Si hemos conseguido recientemente un frutal joven y lo hemos plantado en el suelo, lo vamos a poder resguardar de las bajas temperaturas poniéndole un acolchado de cortezas de pino, greda volcánica o incluso piedras decorativas. Para impedir las anomalías de la salud fúngicas hay que tratar los frutales con fungicidas a base de cobre, aplicando el producto tanto por vía del riego como foliar a través de pulverización.

Reducir El Riego

Si el clima que poseemos es suave, o si se generan heladas pero son tardías (finales de febrero/marzo en el hemisferio norte) vamos a poder añadir nuevos frutales a nuestra colección. Si los deseamos tener en maceta, es buen instante para pasarlos a una maceta que sea unos 5-diez centímetros más gran y unos 10cm mucho más profunda que la previo con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita. Entre los árboles que no necesitan riego están el olivo, el ciprés, el roble, el algarrobo y el pino.

regar frutales en invierno

A pesar de que los frutales hayan entrado en un intérvalo de tiempo de descanso vegetativo, eso no significa que no precisen nutrientes que después puedan transformar en energía. Aunque tus frutales proseguirán necesitando agua durante los meses de frío, lo cierto es que tendrás que reducir la continuidad y cantidad de los riegos para no perjudicarlos. El riego es muy importante en todas y cada una de las estaciones del año, pues sin agua las plantas no podrían sostenerse con vida.

¿cuántas Ocasiones A La Semana Se Debe Regar Los Árboles Y Arbustos?

Además, les asegurará una buena brotación a lo largo de la próxima primavera merced a sus reservas. Durante los meses de frío es muy frecuente que los árboles frutales padezcan el ataque de ciertas anomalías de la salud (algo que pasa asimismo con otras plantas). Las bajas temperaturas y la humedad son componentes que incrementan el riesgo de aparición de hongos que tienen la posibilidad de resultar muy dañinos para los árboles. En otoño y también invierno, además de descender las temperaturas, suelen incrementarse las lluvias y la humedad del ámbito, y esto causa que los árboles frutales (y las plantas en general) necesiten menos agua.

Más que nada debes estar vigilante a fin de que no se produzcan encharcamientos en el sustrato. La mayor parte de ellos necesitan sol y calor para florecer y dar sus frutos, y el frío de esta estación les hace sufrir sensiblemente. Sin embargo, hay varias cosas que puedes llevar a cabo para resguardarlos y cuidarlos, y lograr que superen estas semanas sin mayores inconvenientes. Fertilizar es uno de los cuidados de los árboles frutales en otoño que no podemos dejar pasar.

Y es que en muchos casos, empapar estas partes puede producir pudrición por el hecho de que se vuelven foco de atención de hongos, bacterias o virus. El riego por goteo en frutales también ayuda en el proceso de fertilizaciones, puesto que es cómodo para aplicar los modelos líquidos diluidos en agua.

Estos árboles son capaces de soportar largos períodos de sequía y no precisan riego incesante para medrar y florecer. Varios días sin agua tienen la posibilidad de representar la muerte del árbol o arbusto. En tiempos cálidos estas plantas necesitan ser regadas con agua todos y cada uno de los días, posiblemente un par de veces al día si el día está muy caliente. Para sitios con tiempos mucho más frescos, bastaría con solo aplicar agua un día sí y uno no.

Proteger Los Frutales Con Mulch Y Descompactar El Suelo

Lo primero es estar muy atento para advertir los hongos lo antes posible y eliminarlos mucho más de manera fácil. El mucho más frecuente en los frutales es el oidio, que actúa en forma de manchas blanquecinas en las hojas, primero muy pequeñas y después mucho más enormes. Aplica un régimen fungicida que lleve azufre en su composición diluido en el agua de riego.

No obstante, el tiempo pasa rápidamente y antes que te des cuenta va a estar resurgiendo la primavera. Van a quedar a la merced de los insectos y, si no haces algo para proteger tus frutales, arruinarán su futura cosecha. Aunque en otoño y en invierno no tendrás que temer al ataque de las plagas, sí conviene prepararse para el futuro. En los meses mucho más fríos del año no tendrás el problema de que los insectos conminen la vida y el avance de tus frutales.

El melocotonero es de los frutales más resistentes a cualquier género de suelo, si bien sus favoritos son los profundos y bien drenados. También son árboles muy resistentes al frío, sin serlo a las heladas. Primeramente, al regar cerca del suelo el agua llega de forma directa a las raíces.

La continua bajada de temperaturas y la ralentización del desarrollo de las plantas hace que la tierra esté mucho más tiempo húmeda. Por lo tanto, la frecuencia con la que las reguemos deberá ser más baja, cada 4-6 días. El limonero y el olivo son 2 pequeños árboles frutales ideales para tu terraza o jardín en estos momentos en los que el agua escasea.

regar frutales en invierno