Saltar al contenido

Dahlia Not Blooming: 4 razones por las que tus dalias no florecerán

agosto 12, 2022

Pocas plantas se han beneficiado más de los humanos que la dalia (DAL-ee-a).

La dalia es tan popular, con solo 42 especies, actualmente hay más de 57,000 cultivares registrados y al menos 100 más se registran cada año.

Flor de dalia vibranteAlfiler

Con una cantidad tan grande de plantas, es un esfuerzo continuo clasificar los tipos de dalia.

Pero, ¿qué hace que las plantas de dalia sean tan populares?

Si has visto una, sabrás que las flores abundantes y variadas son el motivo de la fama de esta planta.

Pero, ¿qué sucede cuando esas flores no aparecen o se detienen a mitad de su período de floración?

Como todas las dalias en crecimiento tienen requisitos de cuidado casi idénticos, esto puede ser frustrante, especialmente si una planta florece pero otra no.

¿Por qué mi dalia no florece?

A diferencia de otras plantas, las dalias no florecen debido a unos pocos factores.

En la mayoría de los casos, se deben a un problema con el nitrógeno, la luz, el agua o una simple competencia por los recursos.

Concurso de flores

El problema de ser un gran floreciente es que solo hay tantos recursos para todos.

Pregúntale a una mujer cuánto más difícil es tener gemelos que un solo hijo, y te dirá lo mismo que diría tu dalia si pudiera hablar.

Cada capullo requiere una cierta cantidad de recursos para crecer y florecer, y la flor resultante también requiere recursos para mantenerse.

A medida que la flor envejece y comienza a marchitarse, continúa atrayendo recursos que podrían dirigirse hacia nuevos brotes.

Como resultado, la planta puede dejar de producir nuevas flores en medio de su temporada de floración.

Si bien no es esencial para muchas plantas, la poda es una parte importante del cuidado de las dalias.

Al arrancar las flores cuando comienzan a desvanecerse o marchitarse, ayuda a la planta a conservar y redistribuir esos recursos.

Por lo tanto, una poda adecuada puede ayudar a garantizar que una planta no se detenga en medio de su período de floración.

Deshidración

Todas las plantas necesitan agua para sobrevivir, pero solo digieren una pequeña fracción de lo que absorben.

El resto va hacia un proceso importante llamado transpiración.

Cuando las dalias no reciben suficiente agua, pueden dejar de florecer.

Las dalias requieren un promedio de 1 pulgada de lluvia por semana, y puede usar el mismo método de remojo y secado que usa en el interior para las plantas de jardín para asegurarse de que reciban la cantidad justa de agua.

  • Simplemente meta su dedo en el suelo.
  • Si el suelo se siente seco 1 pulgada hacia abajo, es hora de regar la dalia, pero si la superficie está mojada, es posible que esté recibiendo demasiada agua.
  • Cuando riegues las dalias, hazlo lenta y uniformemente sobre la superficie, teniendo cuidado de no mojar las hojas.

Es fácil saber si una maceta tiene suficiente agua porque el agua y el exceso de humedad del suelo comenzarán a filtrarse por los agujeros de drenaje.

Sin embargo, la observación cuidadosa también le dirá cuándo una planta al aire libre ha tenido suficiente, ya que el suelo tardará más en absorber el agua.

Recuerde, a las dalias no les gusta la sequía, así que protéjalas colocando una capa de agujas de pino o mantillo de paja de 3 o 4 pulgadas de profundidad y asegúrese de no apilarlas sobre las hojas o los tallos.

Esta capa puede ayudar a evitar que la humedad se evapore, especialmente si la dalia se encuentra en un lugar particularmente soleado o si hay sequía.

exceso de nitrógeno

Elegir el mejor fertilizante para las dalias puede ser un proceso complicado, especialmente si no ha probado el suelo antes de plantar.

El problema puede volverse aún más complicado por la gran cantidad de opiniones que existen con respecto a las proporciones adecuadas.

Una buena regla general es usar un fertilizante líquido balanceado para plantas de interior hasta que aparezcan los primeros brotes, luego cambiar a un fertilizante con la mitad de nitrógeno.

Las plantas de interior son mucho más fáciles de regular porque ya sabes lo que hay en una mezcla para macetas, pero la tierra de tu jardín puede absorber recursos o acumularlos.

El nitrógeno es excelente para las hojas y los tallos, pero no hace nada para la floración, por lo que si está viendo un crecimiento exuberante pero pocos o ningún cogollo, este puede ser el culpable.

Intente cambiar a un fertilizante con un contenido de nitrógeno aún más bajo y evite usar abonos orgánicos, ya que tienden a tener un alto contenido de nitrógeno.

Mala iluminación

Uno de los errores más fáciles que puede cometer un jardinero es plantar en un lugar con la cantidad de luz incorrecta.

Las dalias aman el sol y requieren al menos 6 horas de pleno sol al día.

Si bien un poco de luz solar moteada por la tarde no dañará la planta (e incluso puede ayudar en regiones particularmente duras), demasiada puede afectar la capacidad de la planta para florecer.

Las dalias tendrán menos flores a mayor sombra a la que estén expuestas, y suficiente sombra puede evitar que la planta florezca.

La forma más fácil de verificar este problema es hacer lo siguiente:

  • Salga cada hora durante uno o dos días y examine si la planta está completamente expuesta al sol, si tiene algo de sombra moteada de árboles u otros objetos, o si está a la sombra.
  • Si encuentra que la planta no recibe suficiente luz, puede podar las ramas de los árboles que bloquean su luz.

Sin embargo, la mayoría de las veces necesitarás trasplantar la dalia para asegurarte de que reciba la iluminación adecuada.