Saltar al contenido

Cultivo de bulbos de azafrán: consejos para el cuidado de la planta de azafrán

agosto 13, 2022

Crocus (pronunciado KROH-KHUS) es un género de plantas con flores. Comprende más de 90 especies de plantas perennes y pertenece a la familia del iris.

Aproximadamente alrededor de 30 variedades de Crocus son comúnmente vendidas y plantadas por aquellos que aman los bulbos en flor.

azafrán surtido de floresAlfiler

El nombre del género proviene de la palabra griega Krokus, que significa azafrán.

Esto probablemente se deba a que la especia del azafrán proviene de Crocus Sativus, la especie de azafrán que florece en otoño.

Sin embargo, aunque la planta puede haber recibido el nombre de azafrán, en la mitología griega, Krokus era un joven mortal que se enamoró de Smilax, una hermosa ninfa.

Estaba tan triste que los dioses lo convirtieron en una planta con un nombre similar para que pudiera vivir con Smilax para siempre, ¡quien también se convirtió en una planta!

Si bien la historia puede no ser cierta, no hay duda de que tanto Crocus como Smilax son únicos, hermosos y sorprendentes a su manera.

El cultivo de Crocus Sativus, también conocido como crocus de otoño, para la obtención de azafrán se documentó por primera vez en tierras mediterráneas, especialmente en la isla de Creta.

Sin embargo, estas plantas se han visto mucho antes en los Países Bajos en la década de 1560.

Lo interesante es que Crocus no es nativo de los Países Bajos. En cambio, las plantas crecieron a partir de cormos traídos de Constantinopla por el embajador del Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

Hoy en día, los azafranes están en todo el mundo. Estas plantas se encuentran en diversas condiciones climáticas.

Son nativos de matorrales, bosques, prados. Crecen tan bien en el nivel del mar como en la tundra alpina, regiones del centro y sur de Europa donde los árboles no crecen debido a los altos niveles de elevación.

No es de extrañar: se encuentran diferentes especies de azafranes en Europa, África del Norte, Asia Central y Oriente Medio.

Cuidado del azafrán en crecimiento

Tamaño y crecimiento

Los azafranes son plantas con flores que disfrutan de un follaje igualmente hermoso. Estas plantas sobresalen, crecen y prosperan como bulbos.

En general, los azafranes pueden crecer entre 6 y 12 pulgadas de alto y entre 1 y 3 pulgadas de ancho.

Sin embargo, tenga en cuenta que el tamaño puede variar según la especie individual de azafrán.

Recuerde, cuando se trata de bulbos de azafrán, es importante tener paciencia.

Crecen lentamente, así que asegúrate de darle a tu azafrán el tiempo suficiente para crecer a su propio ritmo.

Esto es importante porque una planta de azafrán no florecerá hasta que las raíces tengan la oportunidad de crecer mucho antes de que los bulbos comiencen a florecer.

Floración y Fragancia

Los azafranes son una de las primeras flores que florecen en la primavera y dan la bienvenida al clima agradable.

¡A veces, incluso puedes notar azafranes asomando sus bulbos en flor a través de la nieve! Cuando se trasladan al interior para proporcionar temperaturas más cálidas, estas plantas pueden florecer incluso antes en el año.

Las flores tienen forma de copa. Las flores solitarias se estrechan en un tubo.

Si bien la estructura y apariencia de las flores de todas las especies de azafrán son bastante similares, las flores varían mucho en color.

Estas flores florecen en una variedad de colores diferentes que incluyen rosa, morado, rojo, azul, etc. Sin embargo, los colores más destacados son el malva, el lila, el blanco y el amarillo.

Las flores tienen una fragancia dulce y ligera. Cuando la temperatura se mantiene alrededor de los 60° grados Fahrenheit, las flores pueden durar hasta 1 o 2 semanas.

Luz y temperatura

Los azafranes disfrutan de la luz. Les va bien a pleno sol o parcialmente.

En general, es recomendable elegir un lugar para el cultivo de azafranes de primavera que tenga sombra pero que aún reciba mucha luz.

Cuando intente forzar la floración del azafrán, es posible que deba mover la planta a un lugar un poco más cálido, preferiblemente en el interior.

Colóquelo en un lugar donde la temperatura no supere los 40° grados Fahrenheit.

Tan pronto como aparezcan los primeros brotes, mueva los bulbos en flor al alféizar de una ventana o cualquier otro lugar donde pueda disfrutar de mucha luz.

A medida que las flores comienzan a florecer, es recomendable mantener la temperatura alrededor de los 60° grados Fahrenheit.

Riego y alimentación

Estas plantas no requieren mucha agua o alimentación, así que asegúrese de evitar regar en exceso las plantas y aliméntelas solo cuando sea necesario.

Durante el otoño, mantén la tierra húmeda pero procura que no se encharque en ningún momento. Riegue regularmente durante la primavera.

Si no hay nieve en primavera, también puedes regar moderadamente las plantas en invierno. Sin embargo, estas plantas quedan inactivas durante el verano y disfrutan de un suelo más seco.

Aplique fertilizante a principios de otoño si experimenta una primavera corta. Por otro lado, si la temporada de primavera es larga, aplique fertilizantes solo después de que los bulbos ya hayan producido flores.

Suelo y Trasplante

Los azafranes disfrutan de un suelo bien equilibrado con un nivel de pH de alrededor de 6 o 7.

Más importante aún, asegúrese de que el suelo ofrezca un buen drenaje, ya que a estas plantas no les va bien en suelos excesivamente húmedos, especialmente durante el verano, después de la temporada de floración.

Si necesita trasplantar sus azafranes, el mejor momento para hacerlo es durante el otoño.

Aseo y Mantenimiento

Los azafranes no requieren mucha preparación. Esto los convierte en una buena opción para los jardineros principiantes.

No obstante, no olvides retirar las flores marchitas una vez finalizada la época de floración.

¿Sabías que –> Tú puedes Bulbos de flores Force Spring ¡Al aire libre para florecer temprano!

Cómo propagar bulbos de azafrán

Propagar azafranes a través de cormos. La mejor época del año para plantar azafranes es el otoño, especialmente durante los meses de octubre o noviembre.

Coloque las bombillas de manera que la parte superior esté de 2 a 3 pulgadas por debajo del nivel de la superficie. Use tierra rica y de drenaje rápido para plantar los bulbos en una maceta.

Si planea forzar la floración de las plantas en primavera, entierre la maceta en el jardín, permitiéndole disfrutar de los fríos del invierno.

Riegue los cormos cuando sea necesario, pero asegúrese de que el agua drene correctamente.

Una vez que hayas enterrado la maceta en el jardín, cúbrela con mantillo para formar una capa protectora.

Una vez que llegue el momento de que florezcan los azafranes, lleve la planta al interior y mantenga una temperatura de alrededor de 40° grados Fahrenheit.

Verás bulbos que sobresalen del suelo y pronto aparecerán las flores.

Después de la temporada de floración, si las hojas finalmente se marchitan, retíralas y planta el cormo en un jardín.

¡Déjalo tranquilo durante unos 2 o 3 años hasta que sea el momento de forzar la floración del azafrán de nuevo!

Problemas de plagas o enfermedades del azafrán

Los azafranes son susceptibles a las infecciones virales. Desafortunadamente, no hay cura.

Si su planta está infectada, es mejor desecharla para evitar que el virus se propague.

Usos sugeridos para las plantas de azafrán

Los azafranes florecen hermosas flores que brindan todos los colores que necesitas para sentir la inminente llegada de la primavera, ¡incluso cuando el suelo aún está cubierto de nieve!

También hacen buenas adiciones de bulbos a los jardines de lasaña.