Saltar al contenido

Cuantas Veces Hay Que Regar Una Planta De Maria

septiembre 21, 2023

Dependiendo del tiempo y del tipo de suelo, esto podría significar una vez cada día o una vez cada pocos días. He aquí una de las dudas más habituales entre los cultivadores que se están iniciando en el cultivo de cannabis. Y otra vez más, hay que decir que no existe una fórmula mágica para calcular cada cuantos días hay que regar las plantas.

cuantas veces hay que regar una planta de maria

Durante el período de vegetación, el cannabis elige un pH de entre 5.6 y 5.8 , y a lo largo de la floración, de entre 6.0 y 6.2 . El nivel del pH se puede corregir de manera fácil con fórmulas libres en un centro de jardinería.

Pero, Que Ritmo De Riego Seguir Con El Sustrato O Tierra De Cultivo ?

Riega sin prisa y de manera equilibrada en la cantidad que te solicita la planta, si riegas bastante rápido el agua drenará por la parte inferior de la maceta sin llegar a mojar el sustrato. Una simple forma de evitar la evaporación rápida en tiempos cálidos es utilizar algún género de mantillo. Una manera simple y simple de llevarlo a cabo es contemplar el suelo de cerca de la planta con cartones de embalaje.

cuantas veces hay que regar una planta de maria

Tendremos que averiguarlo por nosotros mismos y nuestra experiencia con el riego. La proporción de agua para el riego la determina la capacidad de retener el agua del sustrato en ese instante. Si está húmedo, no podrá retener tanta agua y terminará drenándola por los orificios de la maceta antes de llegar a esos 5L del ejemplo anterior.

¿con Qué Continuidad Hay Que Regar Las Plantas De Mariguana?

También, una planta vegetativa precisará una cantidad de agua diferente a la de un ejemplar que está floreciendo y que podría necesitar de varios litros cada vez. Existen algunas reglas en general sobre la cantidad de agua que necesitan las plantas de mariguana. No obstante, cada caso es diferente y resulta conveniente tener en consideración los siguientes componentes.

cuantas veces hay que regar una planta de maria

La continuidad y la cantidad de riego varían dependiendo de múltiples componentes como el calor, el sustrato, la etapa y envergadura de la planta o simplemente las condiciones climáticas. Las tierras o sustratos para mariguana de calidad son sustratos compuestos que suelen llevar una mezcla de múltiples turbas, fibra de coco, perlita y humus básicamente. Cada uno de estos materiales son aportados a la mezcla pues tiene unas propiedades físicas y químicas distintas del resto.

Una planta que crece en un suelo de pobre drenaje, medrará mucho más poco a poco y va a ser más vulnerable a la podredumbre del tallo y la raíz. En el momento en que riegues, el agua deberá drenarse bastante veloz, en cuestión de minutos.

cuantas veces hay que regar una planta de maria

Pero más que nada, tienes que estudiar a identificar las necesidades de tu planta para hacer cambios cuando sea necesario. Unos días días antes de la cosecha de las plantas autoflorecientes es conveniente dejar de utilizar fertilizante al riego y emplear solo agua. Así mismo la planta tendrá tiempo de agotar todos y cada uno de los nutrientes que le hemos añadido y el sabor va a ser más puro.

Un claro ejemplo de ambiente desfavorable es una temperatura altísima, que provoca que las raíces de la planta se calienten bastante. En un caso así la planta necesitará mayor cantidad de agua, además de tener que confrontar a la dificultad de no poder absorber los nutrientes precisos apropiadamente. Para ayudar a una planta en esta situación tienes que procurar mantener las raíces frescas, aireadas, y no dejar que se sequen. Es tan importante regar de forma correcta y en las cantidades adecuadas como comprender cuándo llevarlo a cabo.

Si usas un tiesto, cerciórate de que salga muy poca agua de los agujeros de drenaje para evitar la pérdida de nutrientes. Tras múltiples intentos, vas a saber la cantidad aproximada que puede retener el tiesto, antes que salga el exceso de agua.

Todo el mundo hemos regado en exceso las plantas de marihuana con el pensamiento de que de este modo van a comer más y se van a hacer más grandes. Pero lo único que logramos es dañar a la planta, su sistema radicular e incluso crearle hongos en las raíces. La manera más fácil de saber si tus plantas necesitan agua es introduciendo un dedo, hasta el nudillo, en el sustrato. Este procedimiento maravillosamente fácil es el preferido de la mayor parte de los cultivadores.

Exactamente la misma planta en España podría requerir tres veces mucho más de agua, ya que el sol seca el suelo rápidamente. Si se trata de un suelo que absorbe con facilidad, por supuesto va a haber que regarlo mucho más de forma frecuente. Los suelos arcillosos suelen drenar muy despacio, y el sobre-riego se puede dar con sencillez.