Saltar al contenido

Como Regar Una Planta De Margaritas

septiembre 21, 2023

Aunque al principio todas y cada una de las variedades de la planta precisan un riego diario generoso (las amarillas y reinas algo menos), cuando la planta ya es adulta, hay que regar las margaritas de dos a tres veces a la semana en verano y tan solo una vez cada quince días en invierno. A la hora de plantar estas margaritas debemos tener en consideración que ocuparán un volumen considerable, con lo que, si queréis plantar múltiples juntas, tendremos que guardar el espacio preciso entre ellas y aportarles el sustrato suficiente, preferentemente rápido. Si bien tiende a ser bastante fuerte a las plagas, tenemos la posibilidad de llegar a conseguir cochinillas y pulgones.

como regar una planta de margaritas

Este sustrato tiene una perlitas verdes que son bioestimuladoras, esto es, favorecerán el crecimiento del sistema radicular de la composición. Una vez hayáis efectuado esta tarea, podréis sacar las plantas de sus que corresponden tiestos y colocarlas cerca del limonero, según la predisposición que hayáis escogido. Después, rellénalo con sustrato para semilleros, o con una mezcla de turba y perlita por igual. Cuando esté, riega a consciencia a fin de que se humedezca bien toda la tierra.

Plantas De Exterior

Ponte en contacto con nosotros a través de nuestro Fb, del correo o del chat de la floristería en línea. Puede ser una maceta con orificios, una bandeja de semillero, o aun envases de leche o youghourt siempre que estén lavados y se les haya hecho algún agujerito en la base.

La margarita agradecerá ser abonada periódicamente a lo largo de toda la temporada de desarrollo, o sea, desde primavera hasta otoño. Se puede utilizar cualquier abono o fertilizante universal para jardín, o bien uno mucho más específico para plantas con flor (en venta aquí) u decantarse por abonos ecológicos como pudieran ser el humus de lombriz o el estiércol.

Otros Consejos

Para finalizar, hay que usar un sustrato universal o uno concreto para plantas en flor, abonar con fertilizante líquido o granulado para plantas de flor y limitar la poda a remover los restos de flores y hojas una vez vayan amarilleándose y secándose. Si te pidiéramos que dibujaras una margarita, indudablemente pintarías una flor con varios pétalos blancos alargados y estrechos y el centro amarillo, rematada por un talllo verde largo con una hoja. La imagen que todos tenemos en la cabeza de las margaritas es más o menos exactamente la misma, pero lo cierto es que en la naturaleza hay unas 140 especies de esta planta que, si bien afines, sí presentan pequeñas diferencias entre sí en tamaño, color e incluso forma. Asimismo es conveniente podarlas antes del invierno para remover las flores muertas y favorecer la sanidad de la planta en la floración vernal.

No son demasiado exigentes respecto al riego, entre 2 y 4 ocasiones por semana en primavera y verano va a ser mucho más que suficiente. La margarita del Cabo puede situarse tanto en una región de semisombra como de sol, si bien prefiere las zonas de sol directo durante todo el día. La margarita del Cabo se suele emplear combinándola con las caléndulas y los crisantemos, puesto que tienen flores muy parecidas.

Son Simples De Cultivar A Partir De Semillas, Desde Raíces O Con Plantas Adquiridas En Un Vivero O Tienda Especializada

Asimismo es común deshojarla para conocer los requerimientos del amor casquivano y fuerte, “me quiere, no me desea…” En cualquier caso, un ramo de margaritas es la demostración de buen gusto de quien lo otorga y la aceptación cariñosa de quien lo recibe. Genera unas flores de sublime belleza que se encuentran entre las más populares de todo el mundo.

En cambio, si se tendrá en maceta regaremos mucho más con frecuencia, especialmente a lo largo de la temporada veraniega, en tanto que el sustrato se seca más veloz. Por este motivo, no es aconsejable tenerla en casa, salvo que tengas un patio interior o una habitación con grandes ventanas acristaladas por las que entre mucha luz del sol. Eso sí, este último caso, tienes que rotar la maceta cada día para que todas las unas partes de la planta reciban la misma cantidad de luz, ya que en caso contrario verías que un lado -el que recibe menos- crece más que el otro. Como las margaritas son plantas resistentes, hemos de estar pendientes del ataque de las plagas, como los pulgones o los caracoles, inconveniente que solucionaremos con insecticidas comprados en las floristerías.

En lo que se refiere al riego, debe de hacerse durante los periodos de sequía conforme afloran los botones florales, así como a lo largo de en todo momento de floración de forma abundante. Si los tallos de las flores se secan y se caen, es posible que no se recobren por completo.

como regar una planta de margaritas

Solo tenéis que cosecharlas y colocarlas sobre la tierra, no hace falta ni que coloquéis tierra sobre ellas. Regáis y solo tenéis que esperar a que la naturaleza comience a brotar.

Sus flores sirven para infusiones, ya que se considera que son muy digestibles y combaten los parásitos que se alojan en el intestino, limpian el hígado y los riñones y son diuréticas y laxantes. Asimismo se la busca por sus características curativas y de cocina, ya que, en un caso así, sus hojas de sabor dulzón son utilizadas en ensaladas, combinadas con diente de león e hinojos.

Hay que eludir que las raíces medren bastante y se amontonen entre sí, lo que va a conducir a una disminución de la planta de margaritas con el tiempo. Por otra parte, el riego debe ser regular, así como se recoge desde Verdecora, eludiendo el estancamiento del agua, por lo que si se planta en maceta se va a deber contar con un buen sistema de drenaje. De esta forma, se recomienda regar la margarita cada 2 o tres días en verano y reduciendo a un pequeño riego en época invernal.

como regar una planta de margaritas