Saltar al contenido

Como Plantar La Semilla De Marihuana

octubre 5, 2023

En Naturaleza Grow siempre aconsejamos germinar las semillas de marihuana en servilletas blancas sin tinta. Las servilletas de colores tienen la posibilidad de soltar tinta y dañar las raíces de las semillas. Te enseñamos todos los secretos para entender como sembrar semillas de mariguana. Es requisito tomar todas las precauciones posibles a la hora de la germinación de las semillas de cannabis.

como plantar la semilla de marihuana

Las vigilaremos diariamente hasta que echen la radícula, ese es el instante de ponerlas en otro medio de cultivo (jiffy, tierra, lana de roca…). Si queremos aportar un plus de oxígeno, tenemos la posibilidad de añadir una bomba de aire en el depósito.

Paso 2: Empapar Las Semillas

El starters kit de semillas feminizadas de Royal Queen Seeds tiene todo lo que necesitas para comenzar tu próximo proyecto. El procedimiento del papel absorbente o servilletas tiene varias ediciones. Algunos cultivadores emplean discos de algodón o trozos de papel absorbente. En esta guía, vamos a usar la típica servilleta de cocina, que es muy fácil de conseguir y retiene la humedad relativamente bien.

El contenido de este producto es para uso informacional y educacional, en ningún caso para objetivos médicos o terapéuticos. Recordamos a los usuarios que las semillas de cannabis no figuran en el catálogo común de variedades autorizadas para cultivo en la Unión Europea.

De Qué Forma Cultivar Mariguana De Manera Exitosa

Tras unos 3-5 días, las semillas empezarán a abrirse y vas a ver manifestarse unas diminutas puntas blancas. En el momento en que estas raíces tengan una longitud de 2 o 3cm, trasfiere las semillas con bastante precaución a macetas con tierra ahora preparadas.

Al echar la radícula, los pelos radiculares tienen la posibilidad de quedar enmarañados en las fibras del algodón. En el momento en que deseamos sacar la semilla, puede ocasionar que la radícula rompa y nunca llegue a germinar.

Con Bloques De Lana De Roca

Si es en un huerto de campo o de jardín, tenemos la posibilidad de llevarlo a cabo directamente y en el lugar definitivo. Si se trata de un huerto urbano de terraza o balcón, podemos decantarse por llevarlo a cabo a una maceta mayor, entre 14 y 16 centímetros de diámetro. Durante su cultivo, tenemos la posibilidad de realizar uno o dos trasplantes más a macetas cada vez más grandes. Con cada trasplante, la marihuana moderniza su sistema radicular periférico y por este motivo consigue una mayor agilidad de desarrollo.

como plantar la semilla de marihuana

Esa primera raicilla está cubierta de filamentos microscópicos que se dañan con mucha sencillez. Ya que los métodos del vaso de agua y del papel húmedo son mucho más propensos a sufrir oscilaciones de temperatura, la siembra directa en el suelo es una alternativa mucho más segura.

De estas, los excesos también resultan muy dañinos para la marihuana. De esta manera, por ejemplo, una semilla de mariguana o cannabis no puede germinar de manera fuerte si la temperatura ámbito es menor de 20 grados. Esto no solo establece la época del año en el que se marcha a planificar el plantado, sino más bien el método a utilizar. Regar en abudancia con agua de calidad, a poder ser con un estimulador de raíces y poner la planta bajo la luz del sol, o bajo la lámpara si su fin es el cultivo interior.

como plantar la semilla de marihuana

Salvo que tengas un armario climatizado, no es buena idea dejar las semillas a la intemperie o en el alféizar de una ventana. Una alfombra calefactora es idónea para sostener una temperatura incesante, aunque no solventa el problema de la humedad. Para eludir defraudes, ten presente que las semillas con una coloración más obscura tienen mayores posibilidades de germinar, mientras que las que presentan un tono verde claro o blanco, es posible que fracasen.

En invernadero o no, el sustrato con la semilla en su interior debe colocarse en un lugar iluminado (bajo unos fluorescentes o tras una ventana) con alta humedad y una temperatura constante entre 20 – 24ºC. La semilla se coge de forma cuidadosa, sin llevar a cabo mucha presión, con unas pinzas o con la mano bien limpia.

Si se aprecia que se secan, sumergirlos de nuevo en agua unos segundos. Esta etapa debe realizarse en obscuridad, ya que el exceso de luz puede cortar la germinación.