Saltar al contenido

Como Plantar Guisantes En Asturias

octubre 4, 2023

Por lo regular, deberán haber alcanzado una longitud de 5 a 7,5 cm. Igualmente, un óptimo tutorado deja que las vainas logren realizarse de manera adecuada.

como plantar guisantes en asturias

Infórmate con más datos de todo cuanto debes apreciar para el riego de guisantes con este post. A lo largo del intérvalo de tiempo de floración, las plantas precisarán mayor aporte de agua. Sobre los 30 ºC, por el momento no es recomendable para el confort de la planta.

[12 Pasos] Para Sembrar Guisantes En Tu Huerto Sin Inconvenientes

Los guisantes  se cosechan a lo largo de las estaciones frescas  del hemisferio boreal, más allá de que se pueden gozar tanto en primavera como en otoño. Se caracterizan por ser  plantas trepadoras  y, aparte de ser una buena fuente de proteínas, minerales y fibras, asimismo son buenas para la tierra, pues fija el nitrógeno en el suelo. Los guisantes se tienen la posibilidad de cultivar a lo largo de casi todo el año , excepto Julio y Agosto (los meses de sobra calor).

como plantar guisantes en asturias

Si lo prefieres, para comprender la última fecha donde puedes plantar tus guisantes tiernos para el otoño, ubica la fecha de la última helada en tu región y cuenta 70 días desde ella. La temporada de siembra cambia un tanto dependiendo de la pluralidad y el tiempo donde vives, si bien de manera general, se siembra en otoño, entre octubre y diciembre, para que aproximadamente a las diez semanas ya se logren juntar las primeras vainas.

Riego Y Abonado De La Planta

Como dato informativo, para la siembra industrial se recomienda regar las plantas de guisantes 70 ml por planta, cada un par de días. Cuando menos 6 horas al día, intentando que el clima no sea muy caluroso.

Para combatirlos se aconseja utilizar extracto de cola de caballo o azufre espolvoreado. Ciertos guisantes, como los guisantes de nieve, saben mejor en el momento en que se cosechan jóvenes. Es requisito sacar las vainas de manera regular para fomentar que las plantas generen mucho más. Aquí puedes tomar agua con la mano y rociarla donde sembraste la semilla.

A continuación, procederemos a cultivar las semillas en filas dejando unos 50cm de separación y cubriéndolas con una cubierta de tierra de unos 3-4cm. Caso de que hayamos sembrado variedades de enrame, tenemos que ponerle un soporte a fin de que logren escalar, como cañitas, tutores o varillas de hierro.

Cuidados De entrada la planta del guisante no necesita ni abonado ni riego si bien dependerá mucho de la región de cultivo. Cuando le haya precedido un cultivo muy esquilmante o en tierras muy pobres en materia orgánica, se puede adicionar de 2 a 3 kg/m2 de compost. En tierras muy calizas no se suele dar muy bien ya que sufren clorosis férrica.

¿dónde Cultivar Guisantes?

Condiciones medioambientales El guisante agrada de tiempos frescos y no excesivamente lluviosos. Tiene una gran resistencia a las heladas, puesto que permite temperaturas de hasta -2 °C.

Mira todas y cada una de las ideas para preparar guisantes en el portal de cocina de RTVE y descubre al horticultor José Manuel Sánchez en sus comunidades. El guisante (Pisum sativum L.) asimismo llamado arveja o chícharo es una hortaliza de forma anual de la familia de las Leguminosas con lo que, aparte de sus cualidades nutritivas, es un mejorador de la tierra gracias a que fija el nitrógeno atmosférico. El guisante forrajero es asimismo un increíble abono verde para el huerto ecológico.

A lo largo del crecimiento del guisante necesitaremos ir tutorando las plantas. Esto se hace para favorecer la exposición de la planta a la luz solar y para que cuente con una adecuada ventilación.

como plantar guisantes en asturias

En zonas más frías se va a deber aguardar en la época de febrero, puesto que se corre el peligro de que no llegue a germinar o muera por bajas temperaturas. (Puede llegar vivo a la primavera pero con crecimiento parado a lo largo de semanas verá mermada su producción). En muchas ocasiones los sembrados en el mes de febrero adelantan en altura y vigor a los sembrados en otoño que han pasado un frío invierno.