Saltar al contenido

Como Plantar El Hueso De Un Mango

octubre 2, 2023

El mango, como cultivo subtropical y de elevadas temperaturas, necesita riegos frecuentes. Si deseas leer más productos similares a De qué manera cultivar mango, te recomendamos que ingreses en nuestra categoría de Jardinería y plantas. Esta fruta exótica se puede probar de formas muy dispares, ya que se trata de un alimento que se puede añadir a un elevado número de platos y recetas. Desde unCOMO, te recomendamos que comas mangos naturales, pues hablamos de una fruta rica en vitaminas, fibra y magnesio que te ofrecerá un gran número de beneficios.

como plantar el hueso de un mango

Fíjate asimismo que, las plantas de mango que puedas comprar en un vivero profesional, siempre van a ser árboles injertados sobre patrón que viene de semilla poliembriónica. Plantar una semilla de mango es simple, y lo podrás ver a la perfección claro en el vídeo que te proponemos ahora.

De Qué Forma Se Come El Mango

Si estás pensando en plantar un hueso de mango, vas a ver que es una tarea a la perfección asequible. Para ello, solo precisas algo de habilidad (la justa), algo de paciencia (no mucha), un hueso de mango (¡naturalmente!) y unos pequeños detalles que te vamos a explicar.

El fruto tiene en su interior la semilla protegida con lo que llamamos popularmente hueso. Conque debemos empezar por sacarle esta protección a la semilla, a fin de que podamos entrar y llevar a cabo germinar el mango muchísimo antes. Asegúrate de sostener el ámbito húmedo a lo largo de todo el proceso de germinación.

¿De Qué Manera Plantar Una Semilla De Mango Paso A Paso?

El mango es una de las frutas mucho más populares, exquisitas y nutritivas que puedes localizar actualmente en el mercado. Su sabor dulce y su textura cremosa, además de lo sencillo que resulta comerlo, hacen de esta fruta un alimento perfecto para cualquier ocasión. Lo primero y mas importante es conseguir mangos locales, intentando que estén lo mas maduros posible, si adquirimos verdes traídos de fuera es muy posible que las semillas no germinen con facilidad.

Tras conseguir el mango solo deberemos cortarlo con cuidado y sacar la semilla. Cuando el mango alcance su madurez en la maceta, el próximo paso es la siembra del mango.

Datas ¿cuándo Plantar Un Mango?

Al mango le gusta el agua en abundancia, pero vamos a tener cuidado de no excedernos con los riegos, ya que puede pudrir las raíces con cierta facilidad. Por ultimo el abonado es de escencial relevancia mínimo abonaremos en primavera y en verano.

como plantar el hueso de un mango

Con mucho precaución de no dañar la semilla en el interior, cuela la punta del cuchillo por el radical más ancho de la cáscara y haz movimientos arriba y abajo para abrirla. Cuando la semilla germine, trasplántala a un lugar persistente. El mejor instante para hacerlo es en el momento en que la planta tiene unos 10 cm de altura. Pone la semilla en la maceta, asegurándote de que quede enterrada a una profundidad de unos 3 cm.

Antes de seguir, tenemos que realizar el agujero para su plantación. Para ello, es aconsejable por lo menos un diámetro de 1 m y hondura de 0,5 m. El marco habitual de plantación es de 6×7 o aun menos (5×7 o 5×6). Conocemos especies de mango que pueden llegar a medrar hasta los 30 metros de altura, con diámetros de copa superiores a los 5 metros.

De esta forma lograremos una nascencia eficaz a la hora de plantar un mango a través de semilla. Plantar un mango desde su hueso es parcialmente simple, pero hay que comprender ciertos pasos y el intérvalo de tiempo largo que tardará en producir sus primeros frutos. Lo idóneo es plantar un mango, como comentamos al comienzo, es buscar zonas cálidas y con acceso a humedad, donde la temperatura los 5ºC de mínima.

Tras abrir la cáscara, quita la semilla y prepara una servilleta o papel de cocina absorbente para envolverla. De esta manera, lograrás hacer ese ambiente de obscuridad y humedad que precisa.

como plantar el hueso de un mango

Una vez nos hayamos comido el fruto, deberemos plantar su hueso como bastante una semana después, ya que si no se conserva con una temperatura concreta (diez-15 ºC), pierde su viabilidad rápidamente. Por ello, solo se aconseja su cultivo en en exterior en zonas con tiempo cálido, que abarquen temperaturas en verano con 35 ºC de máxima y en invierno, de media, 10ºC de mínima.