Saltar al contenido

Cada Cuanto Hay Que Regar Una Planta

septiembre 18, 2023

Si ves que el avisador exhibe el color azul es que la planta cuenta con bastante agua en el sustrato. Por el contrario, si aparece el color blanco, te indica que ahora necesita riego. En estos casos, vamos a usar el agua que mejor vaya a cada tipo de planta.

cada cuanto hay que regar una planta

Ya sean de exterior o de interior, cada planta precisa un riego diferente, que asimismo varía dependiendo de la época del año. Cuando nos sea posible recoger agua de lluvia en unos cubos nos vendrá de perlas para el riego puesto que las plantas la eligen a la más calcárea del grifo.

Formas De Regar Las Plantas

Sube la temperatura y regar las plantas de casa puede resultar un reto. Aunque pudiese semejarlo, no es algo simple, puesto que cada tipo de planta precisa una cantidad de riego particularmente. En verdad, se necesita bastante experiencia para entender de qué forma usan el agua las plantas y de qué manera debemos dársela.

cada cuanto hay que regar una planta

Es conveniente informarse adecuadamente cuando la nos llega como presente de otra persona o en el momento en que la adquirimos de qué tipo de riego precisa. Internet es una fuente insaciable de información para saber qué cuidados necesita cada especie. Regar durante las horas de sol, sobre todo si se trata de plantas de exterior, no resulta nada eficiente en tanto que se evapora más cantidad de agua y las plantas tiene menos tiempo para absorber la humedad. Para empezar a emplearlo tan solo debes insertar el medidor de humedad en el sustrato de la maceta hasta la marca.

Esta Es La Mejor Hora Del Día Para Regar

Las especies de plantas mucho más resistentes a la sequía, como las plantas crasas y las de zonas secas, tienden a soportar bastante mal los excesos de humedad. Si las riegas demasiado y encharcas su sustrato, es muy posible que sufran el ataque de hongos o sus raíces se pudran y la planta puede acabar, incluso, muriendo.

cada cuanto hay que regar una planta

Cumplir con esta directriz resulta singularmente importante en verano, para explotar la franja del día más fría y menos agobiante. Puedes juntar el agua de la lluvia o incluso aprovechar el agua que viene de electrodomésticos como el deshumidificador para regar tus plantas.

No practiques este modo de riego por inmersión sin informarte antes de si a esa planta en concreto le resulta conveniente. Hay varios trucos para admitir que una planta necesita riego.

Otros causantes como el tiempo o la localización de la planta también son importantes a la hora de regarla. Si se encuentra en una habitación seca y calurosa, habrá que regarla con mucho más continuidad o de manera mucho más abundante.

Entre las intranquilidades primordiales de cualquier apasionado de las plantas y jardinero es conocer si sus plantas están recibiendo la proporción de agua que necesitan. Tanto el exceso como la falta de agua son muy perjudiciales para la salud de las plantas. Si regamos de más, podemos ahogar las raíces, y si nos quedamos cortos, la planta sufrirá de agobio hídrico.

Sin embargo, si estamos hablando de plantas muy grandes o frondosas, lo ideal es poner un plato con agua para regarlas abajo. Si puedes seleccionar, mejor durante la noche, ya que por la mañana se genera mayor presión osmótica, haciendo que el agua circule por toda la planta. En verano, los rayos inciden de forma mucho más directa, con lo que si regamos por la mañana se perdería una gran parte del agua que ha recibido.

Además, las paredes dobles de la jardinera proporcionan protección térmica 100% a las raíces. El riego es uno de los cuidados mucho más esenciales para con nuestras plantas durante los meses de verano, que es en el momento en que hace más calor. Y es que el sol es tan profundo que si no las regamos con la continuidad adecuada, sus raíces tienen la posibilidad de finalizar secándose. Pero tampoco debemos excedernos, pues también podrían terminar pudriéndose.

Eliminar las malas yerbas frecuentemente contribuye a orear la tierra y a que la planta absorba mejor el agua. Por su parte poner un mantillo ese paja, cortezas de madera o grava sobre la tierra puede achicar el esfuerzo de regar con frecuencia, ya que incrementan el tiempo que la tierra permanece húmeda.