Saltar al contenido

12 razones por las que tus hojas de monstera se vuelven amarillas (y cómo solucionarlo)

agosto 14, 2022

Todo lo que necesita saber sobre por qué las hojas de Monstera se vuelven amarillas y qué puede hacer para solucionarlo

Las plantas de Monstera se encuentran sin lugar a dudas entre las plantas de interior más populares. De los famosos Monstera deliciosa al favorito Monstera adansonii, hay innumerables razones para su inmensa popularidad. Desafortunadamente, no siempre se ven tan bien como en Pinterest, y con frecuencia encuentran problemas que incluyen hojas amarillentas. Aquí repasaremos 12 cosas que pueden hacer que las hojas de su Monstera se vuelvan amarillas y la forma más rápida de solucionar o prevenir el problema.


Hojas de Monstera que se vuelven amarillas: lo esencial

Como todas las plantas que crecen en casa, es imperativo encontrar el equilibrio correcto de luz, temperatura, riego y alimentación para garantizar que su Monstera realmente prospere. Las hojas de Monstera que se vuelven amarillas es un signo común de que uno de estos elementos está desequilibrado, ya sea por exceso de riego, falta de agua, exposición prolongada o insuficiente a las fuentes de luz, falta de suplementos nutricionales en la base del suelo o impacto causado por el trasplante o la propagación.


1) Consideraciones de riego

Esta es una forma infalible de nutrir una planta de interior: riego adecuado. Es un paso simple en el cuidado de las plantas, pero hacerlo de la manera incorrecta resulta en más daño para su Monstera de lo que puede imaginar.

Cuando las hojas de Monstera se vuelven amarillas, uno de los culpables más comunes es el exceso de agua. Estas plantas no responden bien a la humedad inadecuada del suelo oa los «pies mojados». A menudo, provoca el amarillamiento de las hojas, la pudrición de la raíz y, finalmente, la muerte de la planta.

Para evitar esto, riegue su Monstera adecuadamente regando profundamente cuando las 2 a 3 pulgadas superiores de la capa superior del suelo estén secas. Proporcione suficiente humedad para que el agua fluya desde el orificio de drenaje.

Por otro lado, las hojas amarillentas también pueden deberse a la falta de agua y al suelo excesivamente seco. Cuando no hay suficiente agua en el suelo, la planta no puede extraer nutrientes ni realizar la fotosíntesis. Un resultado de esto es la falta de clorofila, lo que hace que las hojas se vuelvan amarillas. A menudo, las hojas amarillas también exhiben manchas amarillas y marrones en las plantas de monstera.

Para obtener más información, consulte nuestra guía sobre cómo regar las plantas Monstera.


2) Hojas de Monstera que se vuelven amarillas – Condiciones de luz

Hojas de Monstera que se vuelven amarillas Consideraciones sobre la luz

Esta planta tropical es originaria de las regiones tropicales de las Américas y prospera mejor bajo la luz solar directa e indirecta. Las hojas de estas plantas de interior favoritas de la multitud pueden quemarse si se exponen a la luz solar directa durante un período prolongado, y se vuelven marrones en las áreas expuestas a la luz.

La falta de luz solar, por otro lado, puede resultar en hojas amarillas de Monstera. Evite las habitaciones con poca luz que solo estén orientadas al norte o sin ventanas y dele a su planta un día completo de luz indirecta brillante para mejorar las condiciones.

Para obtener más información, consulte nuestra guía completa sobre los requisitos de iluminación de Monstera.

3) Temperatura y Humedad

La temperatura y la humedad también son causas potenciales de las hojas amarillas de Monstera. La baja humedad provoca el oscurecimiento de los bordes de las hojas, seguido de una hoja entera amarillenta. Puede aumentar la humedad usando una bandeja llena de agua con piedras debajo de la maceta de su planta o usando un humidificador.

Dado que las Monsteras son plantas de interior tropicales, las temperaturas extremas y los cambios repentinos de temperatura también suelen causar hojas amarillas y caídas. Evite esto moviendo su planta a un lugar más cálido lejos de las corrientes de aire frío.

4) Plagas y Enfermedades

Las hojas de las plantas de interior, en general, a menudo se vuelven amarillas debido a plagas y enfermedades. Las plantas dañadas exhiben un color amarillento de las hojas en manchas amarillas cuando los insectos chupadores de savia como pulgones, cochinillas, mosquitos de hongos o incluso un ácaro araña se alimentan de ellas. Las enfermedades como el mildiú polvoroso también pueden causar una serie de problemas de crecimiento que dan como resultado hojas amarillas. Supervise su Monstera para detectar cualquier signo de problemas de plagas o enfermedades y aborde según sea necesario.

Una manera fácil de controlar las plagas de plantas de interior más comunes es rociar las plantas afectadas con una solución de agua y jabón. También puede usar aceite de neem para deshacerse de las plagas.

5) Fertilización

Las hojas amarillentas pueden ser un síntoma de exceso o falta de fertilización en las plantas. Demasiado fertilizante provoca altas concentraciones de sales solubles y minerales en el suelo, alterando el pH del suelo. Como resultado, las hojas se marchitan y amarillean, los márgenes de las hojas se vuelven marrones. Las hojas amarillentas también pueden ser un signo de falta de fertilización o deficiencia de nutrientes en Monsteras.

Para obtener los mejores resultados, fertilice sus plantas con un fertilizante balanceado soluble en agua a la mitad de su concentración una vez al mes durante la temporada de crecimiento.

6) La mezcla del suelo

Hojas verdes vibrantes de Monstera

Elegir la mezcla de tierra adecuada para su monstruosa deliciosa es otro factor crucial que afecta el crecimiento. La planta prefiere un suelo con buen drenaje que permita que el oxígeno llegue a las raíces. Por lo tanto, plantarlo en una mezcla de suelo pesado y empapado a menudo conduce a que una o dos hojas de Monstera se pongan amarillas.

Si crees que la humedad del suelo está causando el problema, trasplanta tu planta de monstera usando una buena mezcla de aroides o agrega un poco de perlita o corteza de orquídea a la tierra para macetas para mejorar las condiciones del suelo.

7) Recipiente Para Macetas

Un recipiente con orificios de drenaje es imprescindible para las plantas de Monstera. Los orificios de drenaje evitan el encharcamiento y evitan condiciones empapadas que resultan en hojas amarillas y pudrición de la raíz.

El tamaño de la maceta también es algo a tener en cuenta. Cuando usa una maceta que es demasiado grande para su planta, habrá demasiado espacio en la maceta para que las raíces se llenen, dejando el exceso de tierra húmeda y provocando la pudrición de la raíz.

8) Las Estaciones

Las estaciones, al igual que otros factores externos, también pueden provocar indirectamente las hojas amarillas de las plantas Monstera. Por ejemplo, el suelo se seca más lentamente en invierno y, como resultado, la planta es más propensa a regar en exceso. Los cambios en las estaciones también provocan cambios en las temperaturas que también pueden causar que las hojas se vuelvan amarillas.

Trate de mantener las condiciones interiores lo más consistentes posible para evitar que se amarilleen más.

9) La edad de Monstera

A veces, una hoja amarilla no es causada por condiciones ambientales o plagas y enfermedades. Como con cualquier otra planta, las hojas amarillas son solo una parte del crecimiento de la planta Monstera. Una hoja más vieja, generalmente una hoja más baja, puede volverse amarilla y caerse naturalmente. Si ese es el caso, no tiene que preocuparse, es un proceso natural del ciclo de vida de la planta.

10) Los efectos de la poda

Las hojas de Monstera se vuelven amarillas por la poda

La poda regular es un paso crucial en el cuidado de Monstera. Cortar o eliminar las hojas dañadas o moribundas ayuda a las plantas de Monstera a utilizar sus recursos correctamente, evitando que las hojas se vuelvan amarillas.

La poda excesiva, por otro lado, puede hacer que la planta entre en estado de shock, lo que también da como resultado que las hojas se vuelvan amarillas. Nunca elimine demasiado de la planta a la vez y corte por encima de un nudo para promover un nuevo crecimiento. Las plantas Monstera se consideran levemente tóxicas, por lo que es mejor usar guantes para el trabajo.

11) Traslado de la planta a una nueva ubicación

Las hojas amarillentas son una indicación de una planta estresada. Transferir una planta de un lugar a otro causa un gran estrés a las plantas de interior como Monstera. Cuando mueve una Monstera a una nueva ubicación o la trae a casa desde una tienda, la planta necesita tiempo para adaptarse a su nuevo entorno.

Como resultado, algunas de sus hojas pueden volverse amarillas y caerse. Sin embargo, esto no es motivo de preocupación. La planta eventualmente se recuperará y volverá a su estado más saludable una vez que se haya ajustado.

12) Trasplante

El trasplante es otra práctica que puede causar estrés a las plantas de Monstera si no se realiza correctamente.

El shock de trasplante, que da como resultado hojas amarillas, ocurre cuando trasplantas una planta en el momento equivocado del año. También puede suceder cuando usa un tipo diferente de mezcla para macetas o cuando deja las raíces debajo del suelo (no la raíz aérea) expuestas durante un período prolongado durante el trasplante.


Envolver

Una Monstera que se vuelve amarilla es un problema común de las plantas de interior. Principalmente causado por malas condiciones de cultivo o por un cuidado incorrecto, el problema generalmente es fácil de solucionar. Controle sus plantas y vigile los primeros signos y síntomas que vienen con las hojas amarillentas. La detección temprana de problemas de cuidado de las plantas ayudará a que su Monstera se recupere más rápido y crezca más saludable.


Todo lo que necesita saber sobre el cultivo de plantas Monstera:

Para obtener más información sobre la famosa planta Monstera y aprender más sobre cómo cultivar y cuidar estas plantas en el hogar, consulte nuestras guías para:


Hojas de Monstera que se vuelven amarillas Preguntas frecuentes:

¿Debo cortar las hojas amarillas de Monstera?

Deberá evaluar la gravedad y la causa raíz de la condición que está causando que las hojas de su Monstera se vuelvan amarillas. El amarillamiento leve de las hojas puede deberse a una deshidratación parcial, en estos casos, un buen remojo puede devolver las hojas a un color verde vibrante. Si las hojas se muestran particularmente malas de salud, quítelos completamente cortando cerca de la base de la planta con un cuchillo afilado o unas tijeras de corte.

¿Pueden las hojas amarillas de Monstera volverse verdes de nuevo?

Las hojas amarillentas suelen ser una señal de que la planta ha sufrido algún tipo de estrés. En condiciones muy suaves, las hojas pueden volverse verdes nuevamente, pero por lo general permanecerán amarillas.

¿Cómo arreglas las hojas amarillas en Monstera?

Su mejor apuesta es evaluar la salud general de su planta Monstera y asegurarse de que su planta reciba la luz adecuada durante todo el día, los ciclos de agua sean constantes y la planta tenga un drenaje adecuado. Además, asegúrese de que su planta reciba suplementos nutricionales, especialmente durante los meses de primavera y verano.

¿Cómo se soluciona la Monstera con exceso de agua?

Las hojas amarillentas son una señal reveladora de que tu planta de Monstera está regada en exceso. Asegúrese de que su planta tenga un drenaje adecuado y permita que el suelo se seque prácticamente por completo antes de considerar volver a regar. Si la salud de la planta es particularmente mala, es aconsejable sacar la planta Monstera de su maceta y evaluar las raíces en busca de podredumbre o descomposición. Si está presente, corte las áreas afectadas y vuelva a plantar en un suelo con buen drenaje.

¿Qué deficiencia de nutrientes causa hojas amarillas en las plantas de Monstera?

Por lo general, las deficiencias de nutrientes primarios en las plantas de Monstera son causadas por la falta de nitrógeno en el suelo o la falta de micronutrientes como el hierro y el zinc. Todo se puede complementar con una buena mezcla de tierra y/o un buen fertilizante orgánico líquido para plantas de interior.